protege a tu bebe del frio

La llegada del invierno, con sus consecuentes olas de frío, es uno de los principales temores de los padres que acaban de darle la bienvenida a su retoño, sobre todo si hablamos de padres primerizos. Las temperaturas extremas requieren ciertos cuidados para el peque de la casa y con las temperaturas tan bajas lo ideal es que sigáis algunos consejos.

Ropa indicada para sus paseos

Si tu bebé es un recién nacido, necesitará alguna que otra capa de más. Si ya ha alcanzado los 12 meses, la cantidad de prendas es la misma que la de un adulto. De todas formas, es importante evitar las horas del día más frías y comprobar si está pasando frío: si sus labios o su nariz se tornan azulados o tiene los deditos congelados, el momento de volver a casa. Por supuesto, no es recomendable salir con nieve o lluvia.

Con respecto a las prendas, lo importante es optar por materiales como el algodón o la lana porque permiten que la piel respire. Asimismo, no es conveniente olvidar las manoplas, calcetines gruesos y gorros (la cabeza necesita muchísima protección). El elemento estrella es un buen abrigo con cremallera; olvidad los incómodos botones y buscad siempre prendas prácticas. ¡Ah! Y cuidado con la microfibra: calienta genial si la usamos en pijamitas o ropa de invierno, pero no es indicada para dormir ya que el bebé corre el riesgo de sobrecalentarse.

El consejo clave: una buena alimentación

Es importantísimo cuidar la alimentación del bebé con el aporte de nutrientes necesarios para que su sistema inmune se vea reforzado. En los meses de invierno es muy común sufrir resfriados, gripes, tos o malestar genera y por ese motivo es importante conocer qué tipo de alimentos ayudan a combatir estos síntomas. Los padres también pueden aprovechar y dar a probar nuevos alimentos poco a poco, además de la leche materna o la leche de fórmula. Si el pequeño tiene más de seis meses, podéis hacer un arroz caldoso o un puré de arroz con verduras y pollo. No olvidéis que el pollo debe estar cocido y muy triturado.

Si hablamos de un recién nacido, la madre, para facilitar la lactancia, puede aprovechar los espacios públicos, centros comerciales u optar por prendas de lactancias diseñadas exclusivamente para facilitar el proceso (camisetas, vestidos o pijamas con diferentes tamaños y discretas aberturas). En esencia, con una alimentación adecuada no tendréis que preocuparos por las gélidas temperaturas.

Atención en el cuidado de su piel

Para ello, los padres deben atender a los productos que utilizan: deben limpiar e hidratar correctamente sin dañar la piel. Los recomendables son aquellos ricos en nutrientes y sin parabenos y, además, hay que habituar a seguir ciertas rutinas en el cuidado de nuestro bebé. Por ejemplo, tras el baño vuestro hijo agradecerá un masaje. Por último, el agua de la bañera debe oscilar entre los 30-35 grados y el tiempo de duración ideal es de 15 minutos. De lo contrario, la piel se puede resecar o agrietar.

Si el frío ya ha pasado puedes revisar nuestros consejos para proteger a tu bebé del calor.

¿Te ha parecido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *