Cómo proteger a tu bebé del calor del verano

Consejos para el calor

El verano debería recordarte a días sin preocupaciones en la piscina, pero si acabas de ser madre, seguramente ahora estás más preocupada por la seguridad de tu bebé con un verano tan caluroso. Erupciones, quemaduras, o incluso golpes de calor, existen muchas posibilidades por las que temer cuando sube el termómetro.

Para asegurarte de que tu pequeño se mantenga fresco y protegido durante los largos y calurosos días de verano, te ofrecemos algunos consejos que a nosotros nos han ayudado:

Elige la ropa adecuada

Si vas a estar en interiores, viste a tu bebé con prendas holgadas y livianas, preferiblemente hechas de fibra natural como el algodón, que absorba la transpiración mejor que las telas sintéticas. Para el aire libre, pantalones largos de color claro, una camisa de manga larga y un sombrero de ala ancha para protegerse la cara. Se debe resistir a la tentación de dejar a la cara de tu bebé expuesta en un día gris, ya que los rayos dañinos pueden penetrar en las nubes. 

Proporciona una buena ventilación

Los bebés no transpiran de manera efectiva, por lo que pueden sobrecalentarse mucho más rápido que un adulto. Por eso nunca debe dejar a un bebé en una habitación donde haga mucho calor o en un coche aparcado. Tan sólo unos pocos minutos pueden hacer que su temperatura aumente y, en casos extremos, puede ser potencialmente mortal.  Es importante, también en el coche, asegurarse que durante el viaje el sol no golpee al bebé directamente durante su viaje. Se puede utilizar una cortina para la ventana para evitar una quemadura solar.

Utiliza una mochila portabebés especial para el verano

La combinación del calor de su cuerpo y el espacio del portabebés puede aumentar la temperatura y molestar a un bebé en cuestión de minutos. Elije un transporte hecho de nailon liviano en lugar de un tejido pesado como el denim. Si la cara de tu bebé comienza a enrojecerse, sácalo del portabebé de inmediato.  Puedes ayudar a mantener a su bebé fresco rociándole las manos y los pies con agua o frotando su piel con un paño húmedo. Un portabebés es liviano hecho de material delgado lo mantendrá más fresco que uno hecho de material grueso y oscuro. 

ayuda a tu bebe contra el calor

Mantenlo hidratado

Incluso si no ves gotas de sudor en la frente de tu bebé, puede estar perdiendo líquidos preciosos para la transpiración durante un día caluroso. La cara enrojecida, la piel caliente al tacto, la respiración rápida y la inquietud pueden ser signos de deshidratación. Dado que los bebés menores de 6 meses no deben beber agua (los bebés mayores de 6 meses pueden ingerir cantidades modestas), puedes reemplazar los líquidos perdidos dándole una fórmula adicional o amamantando con más frecuencia. Los bebés deben beber al menos un 50 por ciento más de lo normal en el verano.

Actividades al aire libre con moderación

El peor momento para que tu bebé esté al aire libre es entre las 11 a.m. y las 4 p.m., cuando el sol hace más daño a la piel. Planea actividades al aire libre para antes o después de este período crítico y en general, evita las horas de más calor aunque se salgan de estos horarios. 

Cuidado con el agotamiento por calor

Cuando estés afuera con tu pequeño, vigílalo de cerca para detectar signos de agotamiento por calor. Si está sobrecalentado, puede ponerse muy irritable o puede sentirse muy dormido y no despertarse para comer o beber. Los signos de sobrecalentamiento pueden ser somnolencia, vómitos y su piel podría pasar de estar húmeda a muy seca.

Busca sombra

Cuando llegues a la playa o al parque, busca un lugar protegido, debajo de un árbol, una sombrilla o un toldo. Un artículo útil para llevar a la playa es una carpa hecha de tela tratada para bloquear los rayos dañinos del sol. Asegúrate de que tenga lados de malla transparente para una ventilación adecuada. Las gafas de sol para tu bebé pueden proteger sus ojos y reducir el brillo; la etiqueta debe indicar que las lentes bloquean al menos el 99 por ciento de la radiación ultravioleta (UVA y UVB). 

Ten cuidado con la protección solar

Un bebé menor de 6 meses tiene una piel delicada, trata de mantenerlo alejado de la luz solar directa. Para los momentos en que eso no sea práctico (como bañarse en el agua con mamá o papá), asegúrate de que esté usando protector solar. Está bien aplicar una cantidad mínima de protector solar en la piel expuesta del bebé, incluida la cara.

Para un bebé mayor de 6 meses, puedes utilizar un protector solar de manera más generosa y más frecuente. Aplica cada dos horas, o cada vez que se moje o sude. Elige un protector solar a prueba de agua diseñado para niños, y aplícalo también debajo de la ropa.

Share

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *